ANÁLISIS POLÍTICO

EDITORIAL DEL SIPRUD

POR: JUAN CARLOS SÁNCHEZ

Buenos días a la audiencia, hoy haré referencia al denominado “paro del sur”. Realmente, la gente que vive en el sur de la ciudad tiene toda la razón y cuando uno no es escuchado a través de los medios, como las concertaciones y las mesas de diálogo pues hay que recurrir desafortunadamente a las vías de hecho y frente a eso la ciudadanía debe tener claro que el relleno de Doña Juana hoy es un problema de tipo ambiental, social y económico. En ese orden de ideas debemos decir que el relleno sanitario en el cual Bogotá y algunas ciudades cercanas a ella disponen los residuos sólidos y a diario son 8.000 toneladas.

Este es un problema, ya que el relleno no fue diseñado para tantos años de uso y lo otro es que hace más o menos 15 años el relleno del sector 7 colapsó por acumulación de gases poniendo en riesgo todos los barrios que están sobre la rivera del rio Tunjuelo y allí se inician unas acciones de orden jurídico en las cuales la Nación tanto el Distrito pierden y tienen que pagar unos costos ambientales que se reflejan en problemas de salud de la gente. ¿Qué tenemos hoy? Hoy tenemos un relleno que por deficiencia de orden administrativo del interior del relleno, la empresa encargada no lo ha venido haciendo de manera adecuada generando una serie de vectores, que son animales o individuos que potencialmente transmiten enfermedades al ser humano dentro de ellos las moscas, los zancudos y las ratas.

También tenemos que decir que desafortunadamente la ciudad en cambio de aislar esta área lo que permitió fue que se construyeran barrios alrededor del relleno a sabiendas de la eminencia del problema ambiental que se tiene allí. Desde luego la ciudad tiene que pensar en otras alternativas de manejo y disposición de los residuos sólidos, por ahora la alternativa mediática está en fomentar planes de educación en los cuales nosotros los productores de residuos hagamos separación en la fuente.

Se hace necesario que los organismos de control actúen de manera inmediata y quizás el paro que ha dejado consecuencias graves porque hay detenidos y disturbios, esperamos que a futuro los ciudadanos del sur en pleno derecho ejerzan ese poder y convoquen a la calle a tomar medidas inmediatas a corto, mediano y largo plazo a amortiguar el problema ambiental. Esto es un problema grave y los que viven en este sector de la ciudad tienen todo el derecho de reclamar y obviamente los que viven en otras partes de Bogotá, que no se tienen que aguantar los malos olores, a las moscas, a los zancudos, a las ratas y a las enfermedades que esto les produce a sus hijos, pues ellos no evidencian el problema.

Esto es un llamado a la administración central, al alcalde Peñalosa para que cumpla los planes que inicialmente le hizo a la ciudad cuando se lanzó a ser candidato a la alcaldía de Bogotá y que para algunos sectores de la capital no los ha cumplido.

LA CRISIS DEL SINDICALISMO EN COLOMBIA

 

POR: GUSTAVO CHACÓN MEJÍA. Sindicalista del SIPRUD. 

El reciente paro de los pilotos de Avianca, organizados en el sindicato Acdac, declarado

ilegal por el tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, en razón de que consideran

que el servicio transporte aéreo de pasajeros es un servicio esencial y por lo tanto no sujeto al derecho de huelga, ha puesto de relieve la crisis por la atraviesa el sindicalismo colombiano. Esta crisis se manifiesta en una tasa de sindicalización de apenas el 5% en promedio, “mientras en otras naciones es superior al 25%”(El sindicalismo está en crisis. Elempleo. 15 de mayo de 2014), en la pérdida del poder negociador de los sindicatos y en la disminución del protagonismo de los sindicatos en las decisiones importantes del mercado laboral.


Entre las causas fundamentales que explican esta situación están:

1- Los cambios en el modelo económico y la reglamentación jurídica:

 Los cambios en la regulación salarial (pago de horas extras, recargas nocturnas, dominicales y festivos) “transformó la identidad de los trabajadores y el sentido de pertenencia con las empresas e incentivó la búsqueda para disminuir los costos de contratación por parte de los empleadores” (La crisis del sindicalismo en Colombia. Blogs del Espectador. 25 de marzo de 2015). Igualmente, la creación de sistemas de contratación como las cooperativas de trabajo asociado, las bolsas de empleo, los contratos de prestación de servicios y los contratos de outsorcing (todo lo anterior conocido como tercerización laboral, es decir contratar bienes y servicios a través de un tercero) se convierten en una amenaza a la organización sindical al impedir que los trabajadores se agrupen para reclamar por sus intereses gremiales.

 

También la informalidad laboral se constituye en un factor negativo para la agremiación de los trabajadores. Según datos de la revista Dinero la informalidad en Colombia llega al 65%, es decir que solamente 7,8 millones de los 22 millones de trabajadores ocupados están vinculados al sistema de seguridad social (Informalidad laboral en Colombia llega al 65% según estudio. Revista Dinero).

2- La politización de los sindicatos:

Existe una estrecha relación entre los movimientos políticos y los sindicatos del país (La crisis del sindicalismo en Colombia. Blogs del Espectador. 25 de marzo de 2015). Esto se convierte en un problema cuando las pretensiones de los dirigentes políticos se convierten en el quehacer de los sindicatos y se utiliza a las bases de estos sindicatos para impulsar sus intereses políticos.


3- Las actitudes de desprestigio y la violencia antisindical son muy fuertes en Colombia:

Existe una actitud marcadamente antisindical por parte de los empresarios colombianos, lo cual genera una estigmatización del movimiento. Además, Colombia es considerado como uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer la actividad sindical. Según voceros de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) en Colombia se cometen el 60% de los asesinatos de sindicalistas que se presentan en todo el mundo” (La crisis del sindicalismo en Colombia. Blogs del Espectador. 25 de marzo de 2015.). De lo anterior se desprende que en Colombia “no solo es difícil pertenecer a un sindicato por el estigma que este conlleva, sino que agrega una amenaza a la seguridad y al derecho a la vida por pertenecer al movimiento La crisis del sindicalismo en Colombia”. Blogs del Espectador. 25 de marzo de 2015. (La crisis del sindicalismo en Colombia. Blogs del Espectador. 25 de marzo de 2015).